Oreja de cerdo estofada


Bueno, esta tapa de domingo es un poco especial. Solemos tomarla en el Mónaco, un bar-cafetería que está al lado de casa. Las tapas las prepara Carmen, excelente cocinera por cierto, Sebas, su marido está al cargo de la barra. Como nos gusta tanto este pincho, ayer decidí comprar en #Izcala ( la carnicería charcutería-delicatessen tan bonita que han abierto en el Pso. de la Estación, 33 en Salamanca) 4 orejas, nos pasamos con la compra por el Mónaco y le pregunté a Carmen la receta. Me explicó muy amablemente como la preparaba, anoté la receta para hacerla hoy y ha quedado exquisita. Muchas gracias Carmen, esta buenísima, un placer aprender a cocinar contigo...
  Os dejo con ella!!!!


Ingredientes:
4 orejas de cerdo
Pimiento rojo
Cebolla
Ajos
Puerro
Orégano
Romero
Tomillo
Pimentón dulce o picante de la vera
Pimienta negra molida
Pimienta negra (granos)
sal
Aceite de Oliva
Vino Blanco
Harina
Laurel
Guindilla



Limpiaremos las orejas muy bien con agua fría. Las cortamos en trocitos pequeños y lo ponemos todo en una olla con una rama de romero y otra de tomillo, sal, unos granos de pimienta, 2 dientes de ajo y unas hojas de laurel. Cubrimos de agua y dejamos cocer en olla a presión rápida unos 15 minutos. Antes de cerrar la olla dejaremos que empiece a hervir, retiramos la espuma que se forma y una vez terminada esta parte la cerramos y tomamos nota del tiempo.
Mientras se cuece la oreja vamos preparando el sofrito.
En una sartén o cazuela con aceite de oliva, sofreímos la cebolla y el puerro finamente picados. Agregamos el pimiento rojo, 2 dientes de ajo también picados y dejamos pochar suavemente.
Una vez se haya terminado de hacer el sofrito añadimos una cucharada de harina, removemos y agregamos 150 ml de vino blanco, medía cucharadita de pimentón, pimienta molida, orégano,  un poquitin de comino, un trocito de guindilla ( le he puesto poco porque no me gusta demasiado el picante, agregar lo que queráis,  a vuestro gusto ) una rama de tomillo y otra de romero, caldo de cocción de la oreja, sal  y dejamos hacer unos minutos. Vamos incorporando la oreja, agregamos mas caldo de cocción y lo dejaremos cocer todo junto una media hora a fuego bajo, lentamente.
De un día para otro estará bastante mejor.
Emplatar con una rama de romero y poner un poco de pimentón por encima.


Que lo disfrutéis!!!!

ANN

4 comentarios:

  1. A mi marido seguro que le encanta, yo es que no me llevo bien con la oreja, bueno ni con el morro y esas cosas, pero me tomo nota para hacérsela un día.
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, son partes más especiales que tienen que gustarte, jejejejeje. Estaba muy rica!!!! Un muac Mila ;-)

      Eliminar
  2. Yo no soy muy de oreja, pero ya te digo que esta receta la voy a preparar para mi chico, que es un loco de esa parte del cerdo, aunque realmente le gusta todo!!! También se la voy a pasar a mi padre, que es igualito, un auténtico loco "orejil".
    Eso sí, tengo que decir que la pinta es buenísima y aunque no coma mucho, sí que pienso probarla.
    Un muac.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta la oreja, el sabor tan delicioso que tiene . Una exquisitez. Un abrazo, Clara.

    ResponderEliminar

Gracias por vuestras visitas y comentarios, un placer teneros por aqui...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...