Yogur sin lactosa

Yogur sin lactosa

He probado casi todas las formas habidas y por haber en la web y he decidido no probar más. Es difícil elaborar un yogur sin lactosa con el resultado de uno comercial, por lo tanto si queremos tomar un yogur sin lactosa sano, es decir sin espesantes, conservantes etc... totalmente natural, no puede ser de otra manera que elaborar en casa yogur cremoso, como si fuera yogur griego, esa es la textura que queda. A mi no me importa, valoro muchísimo más el contenido, prefiero que el producto sea lo más sano posible a que esté más o menos cuajado. Al final, posiblemente cojamos una cuchara y le demos unas vueltas para obtener una textura cremosa, pues eso no es necesario, ya la tenemos. Echar un ojo a la receta... al final en el apartado de notas, hay algunas explicaciones interesantes.

Yogur sin lactosa




Ingredientes yogur sin lactosa:

1 litro de leche sin lactosa
1 yogur sin lactosa
o
1 gr. de fermento liofilizado
o
1 yogur sin lactosa casero



Yogur sin lactosa



Elaboración yogur sin lactosa:

Calentar la leche a 45 o 48 grados con termómetro de cocina, si no lo tenéis comprobar metiendo el dedo que no esté caliente, simplemente templada.
Añadir el yogur a la leche y disolver. Los tarros donde vamos a servir el yogur deben estar templados, nunca fríos. Servir el yogur en los tarros y taparlos con un papel, tapa, o film transparente.

El método para elaborar yogur sin lactosa:
Hay varias opciones para cuajar el yogur sin lactosa y ninguna de ellas lo cuajará como un yogur comercializado.
La primera opción que utilicé fue la del horno y os lo cuento aquí. Se supone que debería funcionar, y si los tapáis con paños de cocina o una mantita fina, mejor que mejor, pero el resultado es ese, un yogur cremoso como natillas.
También he probado el método termo. Si tenéis un termo de los buenos, que conserva el frío y el calor perfectamente por horas, vertéis allí el yogur, cerráis y lo colocáis sobre una tabla de madera en un lugar cálido de la cocina, no abrir hasta por lo menos 8 horas. Resultado, lo mismo, yogur cremoso como natillas.
La olla express, calentáis agua en la olla cerrada unos minutos, dejáis salir el vapor, abrís la olla, retiráis el agua y colocáis los tarritos separados unos de otros dentro de la olla, tapáis con paños de cocina y cerráis la olla, colocarla sobre tabla de madera y dejarla en el lugar más cálido de la cocina.
Resultado, el mismo que los anteriores, yogur cremoso como natillas. Por lo tanto, si queremos un yogur natural sin "guarreridas", cuajado y sin lactosa, no es posible de momento. Lo único que conseguimos es un yogur cremoso. Para mí suficiente, me interesa tomar el yogur lo más sano posible y los comerciales de sanos tienen poquito, así es que ya sabéis, es lo que hay, en la vida todo no puede ser ........ jejejejejejeje.
El método más cómodo sin duda es la yogurtera, mantiene la temperatura ideal para el cuajado y fermento perfecto siempre que utilicéis la leche ideal. Este es el método que no he usado nunca.


Yogur sin lactosa



NOTAS:
- La leche debe ser fresca pasteurizada, elimina los gérmenes pero no disminuye vitaminas ni proteínas que son necesarias para cuajar correctamente sin añadir "guarreridas" jejejejejeje.

- Como sabéis ya, no hay leche sin lactosa fresca, por lo tanto nos seguimos quedando con un medio cuajado de yogur.

- Si utilizáis  leche semidesnatada o desnatada tendréis que usar algún espesante, como os contaba en mi receta anterior de yogur que podéis consultar aquí. 

- Si vais dejando yogur (125 gr.) para hacer de nuevo otro litro, tener en cuenta que no dura para siempre, su efectividad va disminuyendo cada vez que lo usamos. Podréis usar este método unas 6 o 7 veces. Lo más seguro es el cultivo liofilizado.

- Un fermento de garantía es el de yogur búlgaro de Génesis Laboratories. Lo encontráis en Amazon.





¡¡¡ Que lo disfrutéis !!!

ANN




Comentarios

Populares

Imagen

Ramen de pollo