Tortilla de patata con cebolla caramelizada



Creo que ya te hemos comentado en alguna ocasión que la tortilla de patata es un plato muy socorrido. Celebramos cumpleaños... hacemos unos emparedados, unas empanadas, abrimos unas latas y por supuesto, que no falten dos tortillas de patata. Fiesta de "lo que sea", saladitos, canapés, dips, fritos y tortillas de patata... Cuando vamos al campo, pollo frito, ensalada campera, cosas para picar y la famosa tortilla de patata, pero que rica sabe en el campo, ¿ verdad ? yo creo que es cuando más me gusta la tortilla, cuando salgo a disfrutar del sol, aire libre, en plena naturaleza, una buena tortilla y que se pare el mundo.
La cuestión de tortilla de patata con cebolla o sin cebolla, mejor no tocar, siempre se discute... y ya no te cuento cuando hacemos tortilla de patata con cebolla caramelizada, aquí ya empezamos con que si yo no puedo tomar azúcar, con que es muy dulce, con que no es sano... vamos a ver, la tortilla de patata con cebolla carameliza no lleva azúcar, es sana como la elaborada con cebolla frita, y no sabe dulce. La gente que le pone azúcar a la cebolla para que caramelice es que quiere saltarse el proceso de toda la elaboración... ahh, pues no, las cosas se hacen bien o no se hacen. Aquí elaboramos la tortilla de patata con cebolla caramelizada sin azúcar, vente conmigo, que te cuento...




Ingredientes:

800 gr. de patatas
8 huevos
Sal
Aceite de oliva
Perejil
cebolla caramelizada sin azúcar




Elaboración:

Pelar, lavar y cortar las patatas muy finas. En una sartén con aceite de oliva virgen pochar las patatas con un poco de sal.
Batir los huevos en un bol, añadir las patatas pochadas y escurridas del aceite. Mezclar y agregar la cebolla caramelizada, cantidad a nuestro gusto. Mezclar de nuevo y reservar.
En la sartén donde vayamos a cuajar la tortilla ponemos aceite de oliva (yo le pongo de la que me ha sobrado al pochar las patatas), incorporamos a la sartén la mezcla de patatas, cebolla y huevo, cuajamos a fuego medio, vamos recogiendo con una espumadera, lengua o lo que tengamos los bordes de la tortilla para dejarla bien redondita. Pasado el tiempo de cuajado por ese lado, siempre a nuestro gusto, con un plato o lo que normalmente usemos, le damos la vuelta a la tortilla con cuidado. La dejamos cuajar de nuevo unos minutos y la retiramos a nuestro recipiente de presentación. 

A mi me gusta cuajada pero jugosa, es decir, ese punto que aún le queda un minuto para terminar de cuajar. Eso solamente lo controlareis después de haber elaborado unas cuantas, es difícil decir cinco o siete minutos, ya que depende del calor y del grosor de la tortilla. Poco a poco iréis cogiendo el punto.





Notas:

- Con la cebolla caramelizada quedará un poco más oscura, yo le he puesto mucha cebolla porque me encanta cargadita y como la cebolla caramelizada tiene un color tostado, por eso queda más oscura.
- Clicando aquí podéis ver la receta de la cebolla caramelizada que tendréis que preparar con antelación.
- Los huevos casi siempre son tamaño L
- Sale una tortilla grandecita, nosotros la tomamos para los 4 con una ensalada mixta ( verde y lo que nos apetezca, ya me entendéis ).



¡¡¡ Que lo disfrutes !!!

ANN

Comentarios

Populares