Rollitos de Baklava


Hemos preparado rollitos de baklava, pero primero vamos a informarnos un poco de su historia, me ha parecido interesante su procedencia, como soy curiosa me inquieta saber el origen de las recetas... me parecen todas tan apasionantes ;-)
En esta ocasión he preferido hacer rollitos de baklava, la receta que ya tengo publicada y más conocida, lleva  un ingrediente muy navideño, os dejo enlace aquí.
[La historia del baklava se remonta a la antigua Mesopotamia. Se cree, sin embargo que los asirios, cerca del siglo VII a.C., fueron los primeros en colocar unas capas de masa de pan junto a nueces trituradas entre las capas, añadiendo un poco de miel y horneándolo después en sus hornos de madera primitivos. Esta temprana versión del baklava se cocinaba sólo para ocasiones especiales, siendo de hecho considerado históricamente una comida para las clases acomodadas hasta mediados del siglo XIX.
Los marinos y mercaderes griegos que viajaban hacia Mesopotamia, pornto descubrieron las delicias del baklava y llevaron la receta a Atenas.
El aporte de los griegos a la elaboración de la masa, es la creación de una técnica de pastelería que hace posible amasarla hasta dejarla fina como una hoja, comparada a la áspera textura, similar a la del pan, de la elaboración asiria. Las capas de masa que lo forman son tradicionalmente 33 en referencia a los años de vida de cristo en la tierra. En el siglo XV los otomanos conquistaron Constantinopla, expandiendo sus territorios a gran parte de los antiguos territorios asirios y al reino Armenio por completo. Cuatrocientos años antes, desde el siglo XVI hasta la declinación del Imperio otomano en el siglo XIX, las cocinas del Palacio Imperial Otomano en Constantinopla, se convirtieron en el cenit culinario del Imperio. Vryonis identifica a los antiguos gastris, kopte, kopton, o koptoplakous, mencionados en los Deipnosofistas, como baklava y lo llama un "favorito Bizantino". Sin embargo, Perry mestra que aunque los gastris contenían un relleno de nueces y miel no incluían masa, sino una mezcla de miel y sésamo similar al pasteli o halva moderno.
Perry muestra evidencias para demostrar que las capas de masa fueron creadas por los turcos en Asia central y argumenta que el "enlace perdido" entre las capas de masa (que no incluye nueces) y las modernas masas hojaldrada o masa phyllo con las pasta de nueces que constituyen el moderno baklava, es el alimento azerbaiyano Baki pakhlavasi. El desarrollo posterior habría ocurrido en las cocinas del Palacio de Topkapi, donde los jenizaros tenían una celebración anual llamada Baklava Alayi. Buell argumenta que la palabra "baklava es de origen mongol y, menciona una receta en un libro de cocina chino del año 1330 bajo la dinastía Yuan.]




Ingredientes:
6 hojas de pasta philo
100 ml de mantequilla fundida
100 gr. de nueces picadas
25 gr. de harina de almendra
15 gr. de azúcar
10 gr. de canela en polvo
brocheta de madera o palo largo
harina de almendra para decorar


Almibar:
100 ml. de agua
100 ml de miel
10 ml de agua de azahar
15 ml de mermelada de cítricos o naranja amarga


Rollitos de baklava

En un recipiente ponemos a calentar el agua, la miel y el agua de azahar. Dejaremos que hierva unos 5 minutos, retiramos del fuego añadimos la mermelada y trituramos para que quede totalmente líquido, bueno, más bien un almibar.
Dejamos enfríar totalmente.
Vamos con el baklava. Trituramos las nueces lo suficiente hasta obtener trocitos muy pequeños, polvo de nueces no ¿vale?. Añadimos la harina de almendra, el azúcar y la canela en polvo, lo mezclamos bien y reservamos.
Extendemos una primera hoja de masa philo y la untamos bien con la mantequilla fundida ( podéis meter el recipiente con la mantequilla en el microondas y calentar lo justito), colocar una segunda hoja de masa sobre la primera y volvemos a untar de mantequilla como la primera, en el lado mas estrecho extendemos a lo largo un montón de la mezcla  reservada de nuez y le pondremos unas gotas de mantequilla fundida por encima. Doblamos por encima de la mezcla la masa para comenzar a hacer el rollito, antes de dar la segunda vuelta colocar el palo de brocheta por encima de la masa y seguir enrollando sobre el palo hasta terminar el rollo, pegar untando con mantequilla el borde de la masa.
Sujetando con las manos el rollito, una en cada extremo, empujaremos hacia adentro para comenzar a arrugarlo, tirar del palo por un extremo y retirar.
Untamos con mantequilla el recipiente donde vayamos a hornear los rollitos y los vamos colocando. Seguir hasta terminar y untar por encima con mantequilla fundida los rollitos antes de introducir en el horno, Los podéis cortar después de horneados o antes, yo he preferido antes, con un cuchillo muy afilado o con una tijera de cocina con buen corte.
Precalentamos el horno a 180º y horneamos unos 25 minutos, hasta que veamos que cogen color dorado oscuro.
Una vez horneado dejamos enfriar y agregamos el almíbar por encima. Decoramos con harina de almendra o trocitos de nuez. 


¿Que os parece el desafío del mes de marzo? pues no os perdáis los de mis compañeros... Son espectaculares... solo tenéis que pinchar en el logo y os llevará hasta ellos.


Fuente: María Lunarillos ,Wikipedia y The spruce eats


¡¡¡ Que lo disfrutéis !!!

ANN

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...